Lammas

Lammas o Lughnasadh; es el tiempo en la rueda del año, para llenarnos de alegría, de optimismo y de la abundancia de la naturaleza en la que habitamos. Festejamos la primera cosecha, cuando se recogen los cereales y se empieza a secar la fruta para el invierno; marca la mitad del verano. Nos ofrece energías revitalizantes y que nos permiten festejar nuestro espíritu. Es la fiesta del Pan.

Es un festival de Fuego dedicado a la Madre Naturaleza, El ritual de unión de nuestro espíritu y nuestro cuerpo con todos los seres del universo, es una fiesta para departir y compartir la abundancia en nuestro momento, con todos los seres que vibran en nuestra misma frecuencia. En las antiguas formas, los primeros panes horneados con la primera recolecta, se ofrecían en el altar, como ofrenda a la fertilidad de la Gran Madre GAIA. Simbólicamente y en relación a le energía divina masculina, el Dios pierde parte de su fuerza cuando el sol se eleva más lejos hacia el sur cada día y las noches se hacen cada vez más largas.

En esta época el dios va perdiendo sus fuerzas, pues pronto morirá. Es un momento de reflexión importante, ya que nos enseña la importancia del equilibrio en la naturaleza y en la vida personal. De hecho, todo lo que está vivo nace, crece preparándose para la muerte, para luego volver a renacer completando así un gran ciclo.

El Dios nace en Yule, es un niño en Imbolc, pasando a la adolescencia en Ostara, para terminar siendo adulto en Beltane, donde se unirá nuevamente a la diosa. Litha marca el máximo esplendor del Dios, a partir de ese momento irá perdiendo fuerzas en Lammas y Mabon para finalmente morir en Samhain.

Lammas representa un momento de acción de gracias, marca el inicio de muchas ferias y festividades donde se comparte lo cosechado, es la gratitud de llegar a esta etapa de madurez, donde podemos valorarnos y retomar nuestra fuerza, guardando y preparándonos para los tiempos en que la tierra se cubre de frio, en despedida de la energías de este ciclo y el renacimiento de las energías para el siguiente ciclo. Es el momento de agradecer a los Dioses y agradar a los espíritus para que las cosechas que están madurando no sean dañadas.

Lammas es la unión de todos los seres, es la repartición de bienes y la certeza de un invierno seguro, rodeados de los seres con quienes cultivamos y cosechamos amor. Es un momento propicio para meditar sobre las ganancias obtenidas durante el año, los tesoros encontrados, amigos, éxitos y todo aquello que sembramos y que finalmente se cosechan y se vuelven una realidad. Una de las prácticas durante este Sabbat son el trenzado de espigas y hacer muñecas de maíz y compartir con los amigos el pan.

Viene la calma y el descanso de la energía, debemos poner atención a nuestro interior, es tiempo de introspección y meditación.

Feliz Lammas

)0(

Image