Las hadas y el Solsticio de Invierno

Este pequeño relato no es de mi autoría, el autor es desconocido, pero la traducción (y algo de adaptación) si me pertenece, es un clásico relato para el solsticio, que deseo compartir para este festejo.

Pues bien resulta que un pequeño grupo de haditas estaban sentaditas en su casa, en lo más profundo de las raíces del Roble Gigante, estaban seguras en un huequito, decorado con plumas de aves y cojines rellenos de diente de león, y con alfombra hecha de musgo seco. Afuera la nieve y el frio viento ya cubrían y recorrían la tierra. Una de las haditas llamada Rosa dijo: “Vi al Rey Sol hoy” mientras se quitaba su cápita, “¿se veía viejo y cansado, que le pasa? La pequeña Narciso contesto; “El viejo Roble dijo que está muriendo”. “¿’Muriendo? ¿Oh, que vamos a hacer ahora?” Dijo la pequeña Césped de la Pradera mientras lloraba decía “si el Rey Sol muere, nuestras pequeñas amigas plantas no crecerán, los pájaros no vendrán y cantarán otra vez, será invierno por siempre!” Lila, Diente de León y Flor de Sauco trataban de confortarla, pero también estaban tristes, mientras se abrazaban alguien toco a la puerta, “Abran, Haditas”, grito una vocecita, “Porque se esconden en lugar de unirse a la celebración del solsticio?” Rosa abrió la puerta y el pequeño gnomo Brown Knowbby entro sacudiéndose los copos de nieve mientras se quitaba su saco y su sombrero, Narciso le dijo que estaban muy tristes para celebrar, “¿El Rey Sol se está muriendo, no lo has escuchado? “Él está muerto, haditas bobas” mientras Brown Kknobby se reía “Ahora apúrense, o llegaremos tarde a la celebración” La pequeña Flore de Sauco pataleo de enojo y le gritaba “¿Cómo puedes estar tan contento y reír? “Si el Rey Sol se muere, siempre será invierno, no veremos al Sol nunca más.” Brown Knobby agarro a Diente de Leon de la mano y la llevo a la puerta para salir, “Pequeñas haditas, hay un secreto en el Solsticio de Invierno, ¿no quieren saber que es? Las haditas lo miraron sorprendidas, “¿Un secreto?” dijeron “¿Qué secreto?, somos haditas nuevas, tonto gnomo, nunca hemos ido a la celebración del solsticio”, “Venga, vengan, agarren sus capas y vengan conmigo” decía Brown Knobby cantando y bricando en el cuartito “Deprisa, Deprisa, no sean tan lentas, vamos a la arboleda del Roble Sagrado” y Salio bailando por la puerta y desapareció.

¿Qué habrá querido decir el gnomo? Preguntaba Rosa mientras se ponía su capa de pétalos de rosa secos, “No lo se, pero la Señora vive en la Arboleda Sagrada” dijo Césped mientras se ponía su sombrerito. “Quizá, si vamos a ver a la Diosa, ella nos puede explicar de que hablaba Brown Knobby” Todas se dieron prisa y fueron a la Arboleda del Roble Sagrado, estaba muy obscuro y la luz de la luna les dejaba ver el camino, entre las ramas y las espinas y ramas del maple, fue difícil atravesar la nieve porque eran muy pequeñitas, en el camino se encontraron con un zorro que les pregunto a donde se dirigían, ellas le contaron que iban a la arboleda y el zorro amablemente les dijo que subieran a su espalda y el las llevaría y se apresuraron a llegar, “Escuchen” dijo Lila, están cantando canciones alegres, hay muchas voces” La música hacia que el frio desapareciera, era hermosa. EL zorro, llevo a las haditas a cerca de una de las piedras del altar en el centro de la arboleda, “Miren grito, Flor de Sauco, es la Doncella, la Madre y la Anciana Sabia y mucha más gente pequeña, todos sonríen felices” decía Lila, Diente de León dijo, todos miran a la Madre, ¿Qué pasa? Se acercaron y vieron que la Madre tenía un paquetito entre sus brazos, la Doncella levanto a las haditas para que pudieran ver que era, y gritaron “Un bebé, es un bebé, miren como brilla!!” La doncella les explico que ese bebe era el recién nacido Rey Sol, las haditas confundidas le explicaron que el viejo Roble y Brown les habían dicho que el sol estaba muerto, y la Madre, les contesto, ese es el gran secreto de solsticio, cada año, el Rey Sol debe venir a la arboleda sagrada durante la noche más larga y morir, yo tomo su espíritu y le doy nueva vida, así pasa con todas las criaturas, no solo con el Rey Sol. “Quieres decir que todo vive, muere y vive otra vez? Las Haditas miraron con asombro el bebe Rey Sol acurrucado en los brazos de la Madre. “Si, pequeñas” contesto la Sabia Anciana, “La vida nunca acaba, este es el mas grande secreto del Solsticio de Invierno”

Las haditas reían de contento. “Creo que el pequeño Rey Sol debería recibir regalos” dijo Rosa, “Le mostrate donde florecen las rosas silvestres al inicio del verano” “Y yo le enseñaré a llamar a las aves y a escuchar las canciones en el viento” dijo Diente de León. “Cuando sea más grande y fuerte” Dijo la Madre, “Entonces las flores abrirán sus botones cuando él las toque, las aves regresaran a cantar sus canciones y el aire tendrá la calidez de su aliento dejando el invierno atrás por algún tiempo, el Rey Sol correrá y jugará con ustedes en el bosque”.
Las Haditas le cantaron al bebe Rey Sol, canciones sobre la primavera, sobre el dulce olor de las flores, de las abejas zumbando y de los secretos del bosque y todas las criaturas en la arboleda sagrada cantaron con ellas. Al amancer el zorro las llevo de regreso a casa bajo las raíces del árbol gigante, donde tuvieron sueños maravillosos, esperando el calor de la primavera e imaginando lo mucho que se divertirían con el pequeño Rey Sol.
Feliz Solsticio

10858368_760438297362604_6377076188750927306_n

Advertisements